Filosofadas Varias

Aprender viendo fútbol

“El deporte es cosa de tontos. No sirve para nada. El Opio del pueblo”. Todas estas son frases que en mayor o menor medida todos hemos escuchado. ¡Pero son completamente falsas! El deporte, además de para la salud, es útil para muchas cosas: la más importante de ellas, aprender.

Habrá gente que me esté tomando por loco, pero son más que comunes los artículos en los que vemos los grandes beneficios de los deportes de equipo en el desarrollo de los niños. Pero el [insert any sport here] te aportará mucho más de lo que piensas y si no me crees te voy a dar un par de ejemplos.

La geografía del deporte

En este apartado yo soy un gran ejemplo de que funciona. Mi fanatismo por los deportes americanos, tanto baloncesto como hockey sobre hielo y su fútbol, me ha llevado a aprenderme prácticamente donde está cada estado a raíz de querer saber dónde estaba cada equipo.

Otro ejemplo, más cercano sería el de conocerte los países europeos en función de qué equipos famosos tienen. A esto ayudan también mucho los videojuegos. Son un maravilloso muestrario de equipos, ciudades y países que hacen que sin enterarte, y divirtiéndote, estés aprendiendo algo más.

Pero la cosa no queda ahí, los Juegos Olímpicos son la mayor fiesta de la geografía mundial. Solo de verlas, aprendes países nuevos y a poco que seas curioso, querrás saber su ubicación en el mapa del mundo.

Aprender viendo fútbol

Aprender idiomas: la importancia del narrador deportivo

Otra de las gran ventajas que debería tener el ver deporte es el de aprender idiomas. El hecho de que en cualquier deporte podamos tener deportistas de todo el mundo, es una oportunidad maravillosa para conocer la pronunciación de esos idiomas. No obstante, no siempre ocurre así.

Es gracioso como jugadores de fútbol mundialmente conocidos son mencionados en los medios de comunicación de manera distinta. Es el caso de Luka Modric, al que escucharemos llamarle “Modrik” (incorrecto) y “Modrich” (correcto). Pero esto no es algo que solo ocurra en el deporte rey. En la Fórmula 1 estaría el caso de Daniel Ricciardo, cuyo nombre va alternando de “Richiardo” a “Rikiardo”, pasando por “Richardo” de manera indiscriminada.

Una grandísima iniciativa que lleva años haciendo la liga ACB es la de publicar cada año un artículo con los propios jugadores pronunciando su nombre. Nadie mejor que uno mismo sabe cómo quiere que lo llamen ¿no? Sé que es utilizado por algunos narradores como Fran Fermoso, al menos así lo hizo saber en su Twitter.

Podría seguir poniendo más ejemplos de malas praxis en la pronunciación de los nombres de los jugadores extranjeros, como su españolización, pero creo que voy a parar. Igual he sido un poco pesado con este artículo, pero me parece muy triste que en vez de apoyar a quienes intentan pronunciar bien los nombres, éstos sean objetos de mofa. El deporte es seguido por mucha gente, aprovechémoslo para hacer algo bueno.

¡Y nada más! Espero que os haya resultado interesante y útil este post sobre aprender viendo fútbol. Cualquier duda, ya sabéis ponédmela en los comentarios o id a mis redes. Os espero en próximas publicaciones.

¡Hasta pronto majos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo transparente -/+ 42

¡Sígueme!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies