Entrenamiento

Descansar para rendir más: la importancia del descanso

Seguro que si me seguís en mis redes sociales sabéis por qué estoy escribiendo esto. Llevo más de dos semanas (y las que me quedan) durmiendo unas 5 horas diarias por ver la NBA en directo. La importancia del descanso está habitualmente infravalorada. Solo nos acordamos de él cuando lo echamos de menos. No obstante, es una de las tres patas de la salud. Por si hay alguna duda, las otras dos son la nutrición y el ejercicio.

Influencia del sueño en el rendimiento

Puede parecer que mientras dormimos no pasa nada, que simplemente dejamos nuestro cuerpo en stand-by. Sin embargo, aunque no nos enteremos, nuestro organismo sigue trabajando para que funcionemos lo mejor posible. Hay multitud de enfermedades ligadas a la falta de sueño, siendo el estrés la más común. La importancia del descanso también afecta a nuestro estado de ánimo. Si no dormimos lo suficiente será más fácil que predominen en nuestra cabeza los pensamientos negativos. En definitiva, empeorará nuestra calidad de vida.

La importancia del descanso para el rendimiento deportivo

Siempre hemos escuchado a más de un deportista quejándose de tener menos descanso que un rival antes de una competición. El reposo es necesario para que nuestros músculos se puedan reparar, construir y fortalecer. Además, el hecho de dormir poco no solo hará que nos sintamos más cansados a la hora de hacer deporte. También aumentará nuestras posibilidades de sufrir cualquier lesión.

Por experiencia propia os lo digo. La falta de sueño de manera prolongada acentuará nuestras molestias musculares. Frenará nuestra progresión deportiva y, además, puede producir un dolor en las extremidades de manera habitual.

Influencia del sueño en el rendimiento académico

He empezado hablando del ejercicio, porque es básicamente de lo que trata el blog, pero todos los ámbitos de nuestra vida se resienten por la falta de sueño. Como sé que muchos de mis lectores son estudiantes hablaré ahora del rendimiento académico. Muchos entrarán (o estarán) en periodo de exámenes y tendrán que estudiar. Estudios han demostrado que es mejor no hacerlo de noche.  Esto se basa a que al final del día nuestro cerebro se encuentra más fatigado. Además, la presión de los finales ya empeora de por sí la calidad de nuestro sueño. Estimularlo antes de dormir solo hará que esta situación vaya a peor.

Lo dicho anteriormente hará que nos sintamos más cansados a lo largo del día y que nuestro rendimiento sea menor. Por todo lo mencionado os aconsejamos estudiar a primera hora de la tarde o por la mañana. ¡Ya me contaréis que tal os ha ido!

Dormir bien para marcar abdominales

Como la semana pasada hablé de cómo entrenar los abdominales, hoy os digo que la importancia del descanso también influye si queremos el ‘six pack’. He comentado que una de las enfermedades más comunes por dormir poco es el estrés. Este estrés pone a nuestro cuerpo en estado de alarma y segrega una hormona llamada cortisol.

La liberación de cortisol puede hacer que almacenemos grasa a modo de supervivencia. Nuestro cuerpo se siente amenazado e intenta protegerse. No obstante, al volver a una situación habitual de dieta, ejercicio y sueño, los niveles de esta hormona volverán a descender.

La falta de sueño te hace acumular más grasa
Cierto, no hay un gran cambio. Pero se me puede ver más hinchado que al comenzar el mes. No he acumulado demasiada grasa gracias a que he seguido con mi estilo de vida activo (más de 11.000 pasos de media al día) y haciendo deporte siempre que he podido.

Consejos para dormir mejor

Vamos ahora con unos tips para tener un sueño de calidad. Partiendo siempre de la premisa de que todos deberíamos dormir una media entre 8 y 10 horas de manera habitual para tener un descanso perfecto:

  • Mantener unos horarios regulares: deberemos intentarlo seguir, en la medida de lo posible. Si lo conseguimos, lograremos dormirnos antes y además despertarnos más frescos la mañana siguiente.
  • Relajarse antes de dormir: Evita las actividades estimulantes antes de dormir. Opta mejor por otro tipo de acciones como escuchar música, leer o darte una ducha caliente, que te prepare para acostarte.
  • Evitar las pantallas: Aunque sea muy complicado, lo ideal para tener un sueño reparador sería alejarnos de cualquier pantalla. Nada de televisión, tablet o móvil al menos media hora antes de irnos a dormir.
  • Tumbarte en la cama solo cuando tengas sueño: el hecho de estar tumbados en la cama sin dormirnos, lejos de relajarnos, puede provocar el efecto contrario simplemente por el hecho de no poder conciliar el sueño.
  • Hacer actividad física diaria: como respuesta al estímulo del ejercicio, nuestro cuerpo se relaja. Por ello, si aumentamos nuestra actividad física diaria será más fácil que lleguemos cansados y con sueño al final del día.

¡Y nada más! Espero que os haya resultado interesante y útil este post sobre la importancia del descanso. Cualquier duda, ya sabéis ponédmela en los comentarios o id a mis redes. Os espero en próximas publicaciones.

¡Hasta pronto majos!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logo transparente -/+ 42

¡Sígueme!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies